martes, 8 de marzo de 2016

Voz y Habla


Voz y habla

He estado leyendo a la Dra. Li Ping y escuchando sus espléndidas clases en YouTube, pienso que es importante acercarla a ustedes por la calidad y claridad de sus conceptos.

Ella escribió:

Tanto los sonidos como el olor que emitimos revelan en buena medida lo que ocurre dentro de nuestro cuerpo.
En consulta, por tanto, deberemos estar atentos tanto al modo de hablar y respirar del paciente como a los sonidos que puedan provenir del interior de su organismo o al olor que desprenda.

En cuanto a los sonidos, son varios los aspectos en que podemos reparar: desde su intensidad, claridad o velocidad hasta si vienen acompañados de algún tipo de secreción. 

En general, sin embargo, partiremos de dos rasgos básicos:
los sonidos fuertes son señal de un trastorno o un estado de plenitud, y los débiles, de vacío.
En esta parte dedicada a la auscultación nos centraremos en las siguientes fuentes de sonidos: la voz y el modo de hablar del paciente, su respiración, la presencia de tos y el  tipo concreto de tos que manifiesta, y la existencia de sonidos ligados al aparato digestivo— hipos, eructos y borborigmos.

Una vez más, sólo nos detendremos en ciertos sonidos que pueden servirnos para un diagnóstico general del paciente. 
La potencia de la voz nos es de utilidad para saber si el paciente sufre una patología de origen interno o externo, y revela especialmente el estado del Pulmón.

En cuanto al habla, ésta nos indica por lo general el estado del Shen y del Corazón, que como sabemos, está estrechamente ligado a la lengua.

Una voz clara y potente indica por lo general un buen estado del Zong Qi. 
Un tono de voz inusualmente fuerte, sin embargo, puede también manifestar una patología de tipo plenitud.

Las enfermedades de vacío, en cambio, suelen caracterizarse por la poca potencia de voz.

En consulta, por lo general nos encontraremos con las siguientes alteraciones patológicas en la voz:

• Voz muy alta: pensaremos que es patológica si viene acompañada por un exceso de locuacidad y un habla rápida y nerviosa; en tal caso indica un trastorno de calor-plenitud.
• Voz baja: si se acompaña de lentitud en el habla y de pocas ganas de hablar,
habrá un trastorno de frío-vacío.
• Afonía: en este caso nos fijaremos en si es crónica o bien de aparición brusca.

La primera corresponde a un vacío de Yin de Pulmón y Riñón—la garganta tenderá por tanto a estar seca—, y la segunda a un cuadro de plenitud por la presencia de energía perversa.

Las alteraciones en el habla revelan en general un trastorno del Corazón y del Shen.

Por lo general, las personas que hablen atropelladamente sufrirán de un trastorno de plenitud, y las que hablen lentamente padecerán algún trastorno de vacío.

La tendencia de una persona a hablar sola puede también indicar un estado de plenitud o de vacío.
Las personas que a veces podemos encontrar hablando solas por la calle, con un discurso claramente articulado aunque pueda ser difícil hallarle sentido, suelen sufrir de alteraciones psíquicas calmadas o agitadas, en función de la fuerza con que hablen.

Esto no debe confundirse, sin embargo, con los breves monólogos que algunas personas mantienen a veces cuando están solas, en casa por ejemplo.
En este caso, hay simplemente un ligero vacío de Qi del Corazón.

Todos los fenómenos del cuerpo humano y del universo entero son una
manifestación del Qi.




El Qi es el impulso, la fuerza que todo lo crea y transforma, y a la vez es aquello que da forma y sustancia a cuanto existe. 

A menudo nos encontraremos con expresiones como «Qi de Pulmón», «Qi de Bazo» o «Qi de Estómago».
En tales casos, la palabra «Qi» designa estrictamente al conjunto de funciones que esos órganos desempeñan, no la cantidad de Qi que puedan contener.

Expresiones como «vacío de Qi de Pulmón» o «vacío de Qi de Corazón», por tanto, no deben hacernos pensar en estos órganos como depósitos de Qi que se hayan quedado vacíos.

Un vacío de Qi de un órgano indica simplemente que tal órgano no realiza sus funciones como lo haría si estuviera sano.

Li Ping.

No hay comentarios :

Publicar un comentario